Resumen

Mientras la educación ha sido, por muchos años, un proyecto estatal, su implementación se ha centrado en la escala local o regional (estatal y provincial) en Norteamérica. Tendencias recientes que resaltan la globalización del discurso educativo han generado tensiones en la implementación y análisis de la educación a nivel mundial. La aparición de una medida global, como PISA y TIMSS, permite comparar distintos sistemas educativos y la creación de un ámbito educativo transnacional.
Este artículo observa una micro geografía educacional particular de tres escuelas en la región atlántica de Canadá. A partir de ello, evidencia que la data nacional presenta una limitación para la descripción, el soporte y el análisis de la performance educacional o para entender la complejidad social en lugares concretos. La ironía radica en que este nivel macro de análisis es el que conduce la política educacional, que es experimentada fundamentalmente a escala local. En el caso de zonas que se encuentran económicamente en desventaja, como la región atlántica de Canadá, un bajo rendimiento es predeciblemente crónico. Frente a ello, considero que mayor atención en una política y práctica educativas concretas y locales es necesaria tanto para el éxito de los estudiantes como para vínculos más productivos entre desarrollo económico y educación.