Resumen

Cada vez más, se espera que una mayor cantidad de docentes en México usen
las tecnologías digitales en sus aulas. Sin embargo, se les provee de poca orientación para que transiten de las prácticas del papel y el lápiz a las de la pantalla.
Este artículo plantea que el uso de la tecnología digital (o la falta de uso de esta)
por parte de los docentes constituye una construcción social en la que múltiples procesos -como la situación de su centro laboral, la forma en que comprenden las tecnologías digitales y el Internet, y sus creencias asentadas sobre
la enseñanza y el aprendizaje- coinciden para dar forma a sus prácticas en el
aula. La autora basa su análisis de tres docentes que aprenden a usar la tecnología en sus aulas en la ciudad de México en la teoría sociocultural, y más específicamente en nociones relacionadas con interacción social y práctica. Muestra
las respuestas heterogéneas por parte de los docentes a esta nueva demanda
profesional. Finalmente, concluye que los usos específicos de la tecnología en
el aula son el resultado de las formas en las que los docentes articulan las múltiples relaciones y obstáculos que encuentran en su centro laboral.